Zelensky acusa a China de boicotear las conversaciones de paz

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, acusó a China en un acto en Singapur de colaborar con su homólogo ruso, Vladimir Putin. Para boicotear la próxima cumbre de paz en Suiza. Prevista para los días 15 y 16 de junio, presionando a otros países para que no asistan. Estas graves acusaciones se hicieron durante su intervención en el foro de seguridad Asia-Pacífico. Conocido como Diálogo de Shangri-La, donde se abordan temas cruciales para la estabilidad y seguridad de la región.

En su discurso, Zelensky lamentó profundamente que «un país tan grande, independiente y poderoso como China sea utilizado como un instrumento por Putin». Esta acusación no es la primera vez que se hace, ya que China ha sido criticada anteriormente por su apoyo a Rusia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Donde ha votado junto con Rusia en resoluciones que son favorables al gobierno de Putin. La colaboración entre estos dos países en el ámbito internacional ha sido una preocupación constante para muchos líderes mundiales. Especialmente en el contexto de la guerra en Ucrania.

Zelensky aseguró que Rusia está empleando tácticas de intimidación. Amenazando a otras naciones con bloquear sus exportaciones agrícolas, productos químicos y elevar los precios de la energía si deciden asistir a la cumbre. Estas amenazas son un intento claro de disuadir a los países de apoyar cualquier esfuerzo de paz que no esté alineado con los intereses rusos. La capacidad de Rusia para influir en el mercado energético global, otorga un peso considerable a estas amenazas.

Mientras tanto, Estados Unidos aún no ha confirmado si su presidente, Joe Biden, asistirá a la cumbre en Suiza. La participación de Estados Unidos es crucial para el éxito de la conferencia. Dado su papel preponderante en la política internacional y su apoyo constante a Ucrania en el conflicto con Rusia. En contraste, China ya ha anunciado que no participará en la conferencia de paz, argumentando que esta no cumple con sus expectativas. Esta negativa se percibe como un respaldo implícito a la postura rusa y un obstáculo adicional en los esfuerzos para encontrar una solución pacífica al conflicto.

La situación resalta las complejidades de la diplomacia internacional en el contexto de la guerra en Ucrania y el papel que juegan las grandes potencias en influir en los resultados de las iniciativas de paz.

Noticias relacionadas